Jaen Deportiva

El UD Almería es digno subcampeón de la Copa del Rey

El UD Almería B, dirigido por Alberto Lasarte y Rami García, cae en la final de la Copa del Rey disputada en el Reino de León ante el Real Madrid de Álvaro Arbeloa.

Salió bastante mejor el conjunto blanco que a los 17 minutos ya ganaba por 2-0 gracias a los tantos de Fortuny (7′) de cabeza tras centro de Youssef y Manuel Ángel que remataba en el 17 un balón suelto en la corona del área, mandándolo a la mismísima escuadra.

Los jugadores marchaban a vestuarios y en la idea rojiblanca estaba la de cambiar la situación. En la segunda parte Lasarte

En la segunda mitad Alberto Lasarte movería el banquillo, entrarían Valen y Fede Oliva en lugar de Marsu y Younes. Mismos cambios que realizó el técnico en el encuentro ante el Deportivo y que tan bien le salió y que de nuevo, funcionaron. Los almerienses comenzaron a generar más peligro, de hecho, Joan tendría dos ocasiones casi seguidas para haber puesto el 2-1 en el marcador, la primera la tendría en el 60’ rematando de cabeza un buen centro de Marciano y la segunda acción sería tan solo un minuto después; de nuevo remataba el rojiblanco un centro, esta vez de Valen, pero su disparó lo detendría Diego Piñeiro, el portero del Real Madrid. Estaban siendo unos minutos muy buenos del club almeriense que estaba poniendo contra las cuerdas al vigente campeón de la Copa del Rey.

Finalmente, llegaría el merecido premio del gol para nuestros representantes, Rachad sería el encargado de anotarlo en el minuto 71 tras un fallo del portero del Madrid. Este tanto revolucionó el partido, hizo soñar a toda una ciudad y los almerienses siguieron presionando a los de Arbeloa. Rachad estaría a punto de empatar el encuentro poco después tras otro fallo del guardameta local.

El Almería fue un auténtico vendaval los últimos veinte minutos de encuentro encerrando al Real Madrid, presionando alto la salida de balón, con transiciones rápidas buscando la velocidad de Marciano, Valen, Fede y Rachad, cuatro nombres que generaron el desconcierto en la defensa blanca que achicaba balones para defender el tanto a favor que tenían. Los rojiblancos no estaban atacando con once jugadores, estaba atacando también con los jugadores del banquillo, con el cuerpo técnico, con los aficionados que estaban en la grada y que se hicieron sentir, con todos los almerienses que lo estaban viendo por televisión… El Almería estaba atacando con muchísimas personas que veían el sueño más real que nunca.

Lo tuvieron cerca pero pese a caer , lo hicieron con la satrisfacción y el orgullo de haber dado todo en el césped.

COMPARTIR EN REDES

  • 100

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies